skip to Main Content
Store Information    |    Customer Service: +1 786-534-4140
¿Cómo Ser Ecológicos Comprando Productos Reacondicionados?

¿Cómo ser ecológicos comprando productos reacondicionados?

A todo el mundo le emociona abrir un paquete que nunca se ha abierto antes de, por ejemplo, un dispositivo tecnológico de última generación nunca antes tocado por las manos de otro consumidor, pero ¿realmente vale la pena el costo? Con los componentes electrónicos renovados que a veces cuestan hasta un 50% menos que sus contrapartes intactas, ¿por qué las personas no los consideran como una opción viable?

Restaurado no siempre significa “roto y reparado”

Muchas personas dudan en comprar cualquier tipo de tecnología con la palabra “reformado” en su título debido a la conexión inherente de la palabra con “roto pero arreglado”. Sin embargo, esto simplemente no es el caso para todos los productos. Solo el 5% de los productos electrónicos devueltos están rotos o son inoperables, por lo que incluso si su dispositivo es uno de esos pocos, la etiqueta “restaurado” significa que la empresa ha rectificado el problema y que cumple con los estándares de fábrica de la compañía original.

Muchos artículos reacondicionados son electrónicos de caja abierta, lo que significa que alguien abrió la caja y decidió que ya no la querían. Es necesario que las empresas le comuniquen al público que se abrió, incluso si no había nada malo en ello, que es la forma en que la palabra reacondicionada entra en primer lugar. Las tiendas electrónicas también deben seguir este procedimiento, por lo que comprar reacondicionado casi siempre es seguro si el vendedor es confiable. Estas ofertas de “caja abierta” son el secreto mejor guardado en la industria de la electrónica de consumo.

Consumidores amigables con el ambiente

El acto de comprar reacondicionado también es un acto de reciclaje. Aún mejor, comprar un producto usado de una tienda de electrónica reacondicionada puede ahorrarle dinero al ofrecerle un precio notablemente reducido. Comprando un producto restaurado se puede hacer lo correcto para el medio ambiente (y su billetera).